¿Quién fue Arnold Ehret?

El Profesor Arnold Ehret, conocido como el padre de la Naturopatía, fue uno de los investigadores pioneros más importantes en el campo de la salud y la preservación del cuerpo humano. Ningún otro científico, médico, nutricionista o autor ha sobrepasado la obra de Ehret en relación a la causa y la cura de la enfermedad crónica y la enfermedad humana como tal.

A través de años de investigación, descubrió que el cuerpo humano es un “motor movido por aire” que funciona a base de oxígeno únicamente, y que una dieta consistente en frutas y verduras de hojas verdes no almidonosas son el único alimento apto para el consumo humano.

Entre otros escritos importantes, Ehret produjo un tratado brillante sobre dietética titulado el “Sistema Curativo por Dieta Amucosa”, que ofrece un acercamiento metodológico a la alimentación que no entiende de edad, género, raza o enfermedad, y cuyo objetivo es alcanzar una salud superior.

Arnold Ehret nació el 29 de julio de 1866 cerca de Friburgo, en la actual Baden, en Alemania. Su padre fue un astuto granjero cuyo conocimiento tecnológico le permitió fabricarse sus propias herramientas agrícolas. Como su padre, Ehret fue dotado de una pasión por estudiar las causas y los efectos de los fenómenos.

Sus intereses eran la física, la química, el dibujo y la pintura. También tenía una gran afinidad por la lingüística. Sabía hablar Alemán, Frances, Italiano e Inglés. Con veintiún años, se graduó como profesor de dibujo y fue reclutado por el ejército, para ser retirado después por problemas cardiovasculares. Con treinta y un años le diagnosticaron la Enfermedad de Bright (inflamación de los riñones) y veinticuatro de los médicos más respetados de toda Europa le dijeron que era incurable. Entonces se adentró en el mundo de las curas naturales y visitó sanitarios para aprender métodos y filosofías holísticas.

En un intento desesperado por calmar su sufrimiento, Ehret decidió dejar de comer, y para su sorpresa, no se murió, sino que aumentó su fuerza y su vitalidad.

En 1899 viajó a Berlín para estudiar el vegetarianismo, seguido de un viaje a Argelia donde experimentó con ayunos y dietas frugívoras. Como resultado de su nuevo estilo de vida, Ehret se curó a sí mismo de todas sus enfermedades y fue capaz de llevar a cabo prodigiosas demostraciones de su robusta nueva fisiología, incluyendo un viaje de 1200 kilómetros en bicicleta desde Argelia a Túnez.

Sus descubrimientos le llevaron a cultivar su teoría sobre la mucosa, que explica como los alimentos que forman mucosa y pus son la causa de toda enfermedad humana, y que el ayuno es el método omnipotente de la Naturaleza para limpiar el cuerpo de los efectos de la mala elección de comida que hacemos así como de los excesos.

A principios del siglo XX, Ehret abrió un sanitario ampliamente popular en Ascona, en Suiza, donde trató y curó a miles de pacientes que las “autoridades médicas” llamaban incurables. A finales de la primera década del siglo, Ehret realizó una serie de ayunos supervisados por oficiales alemanes y suizos. En un periodo de catorce meses, Ehret completó un ayuno de 21 días, uno de 24, uno de 32, y otro de 49 días, batiendo con este último el record del mundo que estaría vigente durante décadas.

Se convirtió en uno de los ponentes, periodistas y educadores más demandados en temas de salud en Europa, salvando las vidas de miles de personas.

En 1914, Ehret trasladó su sanitario a California e impulsó su Sistema Curativo por Dieta Amucosa en Estados Unidos.

El 9 de octubre de 1922, con 56 años, Arnold Ehret sufrió una trágica caída golpeándose el cráneo. Según cuenta su discípulo Fred Hirsch, Ehret iba andando con rapidez sobre un suelo empapado de aceite en una noche de niebla cuando se escurrió y cayó hacia atrás golpeándose en la cabeza. Hirsch realmente no vió la caída, sino que se lo encontró yaciendo en el suelo.

Otro discípulo de Ehret, Benedict Lust, mantuvo que Ehret llevaba un nuevo par de zapatos y se escurrió debido a la falta de costumbre con ese tipo de calzado.

A día de hoy, la causa real de la muerte de Ehret alza muchas sospechas entre los Ehretistas, puesto que el gran éxito de las curas de Ehret junto con su nuevo estilo de vida revolucionario e influyente amenazaba terriblemente las industrias médicas, cárnicas y de productos lácteos. Debido a estos factores, muchos creen que debió haber alguien más involucrado en la muerte prematura de Ehret.

Arnold Ehret es un icono cultural y fue un importante protagonista del renacimiento naturalista alemán y suizo de finales del siglo XIX. La influencia de este movimiento se extendió por América e influyó en mucho de los movimientos contra culturales, incluyendo la Generación Beat, el movimiento “Hippie” movido por vegetarianismo, el veganismo y el frugivorismo.

A lo largo del siglo XX y hasta el siglo XXI, las enseñanzas de Ehret han seguido desarrollándose gracias a los esfuerzos sinceros de pequeños grupos de Ehretistas dedicados. Hoy en día, las enseñanzas de Ehret están ganando cada vez más aceptación en todo el mundo a medida que la gente descubre por sí misma la verdad innegable que hay en ellas.